Defendamos las lomas

Sicarios se habrían equivocado de víctimas

Publicado: 2013-03-14

DIARIO EL TIEMPO – Piura.

Para los agentes de investigaciones de la Divincri, todo apunta a que los sujetos que mataron a un bebé de nueve meses, llegaron para asesinar al sujeto conocido como “Chueco Raúl”, quien minutos antes estuvo en la picantería junto a su esposa, hijo y otro sujeto. Sin embargo, los agentes no descartan un ajuste de cuentas.

Tras la muerte del bebé Jairo Enrique Culquicóndor Panta, por parte de dos pistoleros, detectives de la Divincri están abocados a la identificación, ubicación y captura de los asesinos, a pedido del coronel PNP, jefe de la I Diterpol Piura, Máximo Vargas Hugo.

Los detectives manejan más de una hipótesis respecto a este hecho. Una de ellas es que los sicarios se equivocaron de víctima. Según se conoció, los pistoleros llegaron hasta el inmueble de la manzana  F1 lote 19 del asentamiento Micaela Bastidas donde se produjo el crimen, al parecer, en busca del sujeto conocido como “Chueco  Raúl”, quien se dedica a la venta de estupefacientes. “Chueco Raúl” había llegado a tomar chicha y a comer junto a una mujer que tenía un niño y otro sujeto, al referido inmueble de propiedad de Gladys Yovera Núñez.

Pero los pistoleros al llegar en una motocicleta de color azul  a la vivienda, encontraron a Enrique Lorenzo Culquicóndor Rondoy, quien tenía en brazos a su hijo Jairo, y a Jacinto Liviapoma Paucar (35), sentados en un corredor encerrado con guayaquiles pequeños. Cerca de la puerta principal de ingreso a la vivienda estaba Roxana Panta Sosa, quien conversaba con Gladys Yovera Núñez.

Sin bajarse del vehículo, el sujeto que iba como pasajero disparó contra Jacinto Liviapoma, quien se encontraba de espaldas, recibiendo dos disparos cerca de los pulmones. A él habrían confundido con “Chueco Raúl”. Luego dispararon contra Enrique Lorenzo Culquicóndor, pero el tiro impactó en el bebé y luego contra Roxana Panta, en el abdomen. Lorenzo Culquicóndor  ingresó a la vivienda, pero al ver a su hijo que sangraba al igual que a su esposa, los llevó en una mototaxi al hospital.

El bebé no pudo resistir el disparo y murió en el hospital Cayetano Heredia.

FAMILIA HERMÉTICA

Enrique Lorenzo Culquicondor Rondoy, padre del bebé asesinado, no quiso brindar  declaraciones.

Tras la necropsia de ley practicada al bebé fue llevado hasta la vivienda de la manzana H lote 28 del asentamiento Luis Alberto Sánchez  en el sector Oeste. Hoy será sepultado.

POLICÍA TRAS LOS PASOS

Un sujeto trigueño, cara ovalada,  cejas pobladas, de unos  26 a 27 años de edad, sería el asesino del menor. Detectives por versión de los agraviados ya elaboraron el identikit para su captura. Mientras tanto ayer, detectives de la Divincri en presencia de la representante del Ministerio Público, Nimia Borrero, de la primera Fiscalía de Castilla se dirigieron hasta la calle Mariano Melgar, en el asentamiento San Martín a casa de “La Gringa”, debido a que se tenía conocimiento que en la referida vivienda se encontraba la motocicleta de color azul que utilizaron los pistoleros que asesinaron al bebé.  Pero el vehículo encontrado no era el que se pensaba.

Visítanos en www.eltiempo.pe


Escrito por

El Tiempo

Diario ciudadano


Publicado en

gua 3.0

Just another Lamula.pe weblog